CONTACT CENTER 1700-000-400

  • Inicio
  • Institución
  • Quiénes Somos

Quiénes Somos

logo issfa2La Seguridad Social Militar se define como el servicio público obligatorio, promovido por el Estado, que comprende las medidas preventivas, reparadoras y de recuperación, legalmente establecidas en un régimen especial, solidario, dispensadas en las instituciones de previsión, servicios y asistencia social a favor del profesional militar y el pensionado militar y su familia, los miembros de las Fuerzas Armadas y los pensionistas militares, para su bienestar y aseguramiento del nivel de vida.

La constitución de la República del Ecuador define a la Seguridad Social de las Fuerzas Armadas como un régimen especial de seguridad social que se administra en su propia ley, el organismo gestor de la Seguridad Social Militar forma parte del Sistema Nacional de Seguridad Social.

Nuestro régimen especial de protección social ampara a un colectivo de 250.000 personas dispersas en toda la Geografía Nacional. La cobertura social militar es integral pues cubre todos los riesgos profesionales a los que está expuesto el miembro de las Fuerzas Armadas. Nuestro régimen especial es contributivo pues, a diferencia de los otros países, el militar ecuatoriano aporta al financiamiento de las pensiones militares, la salud y los riesgos de trabajo.

Historia de la Seguridad Militar

La creación de las pensiones militares puede considerarse como uno de los logros sociales y profesionales más significativos de la institución militar, este hito histórico, pionero en américa, obra de la revolución juliana, culmino el 26 de marzo de 1928 con la expedición de la ley de retiro militar publicada en el registro oficial 601 de la misma fecha, simultáneamente con la ley de montepío militar. Este hecho permitió a nuestro país ser el primero en Latinoamérica en disponer de un sistema de seguridad social militar.

La ley de seguridad social militar vigente, constituye la culminación de los principios y proyecto que como bandera de lucha enarbolaron los militares agrupados en la famosa liga de oficiales gestores de la revolución juliana.

A continuación presentamos una breve cronología histórica:

  • Ley de retiro militar.- En el gobierno del Dr. isidro ayora, se expidió la ley de jubilación, montepío civil, ahorro y cooperativa, punto de partida de la seguridad social ecuatoriana y de la ley de retiro militar, que legalizo el retiro a favor de los oficiales y extendió el beneficio a todo el colectivo militar.
  • Ley de pensiones de las FF.AA.- Se promulga mediante decreto legislativo del 2 de marzo de 1939.
  • Caja militar.- Se crea mediante decreto legislativo el 29 de octubre de 1957, como caja independiente, administrada por la caja de pensiones.
  • Cesantía militar.- Se crea el seguro de cesantía militar para oficiales en servicio activo, por propia iniciativa de las FF.AA.
  • Cesantía militar para tropa.- Se crea mediante decreto legislativo el 5 de noviembre de 1949 para el ejército y aviación; y, para la armada el 12 de noviembre de 1951
  • Cooperativa de cesantía militar.- Mediante decreto legislativo el 23 de octubre de 1953, se cambia la denominación de cesantía militar para oficiales y tropa, por el de “cooperativa de cesantía militar” cuyos fondos son administrados por la caja de pensiones.
  • En 1982, las Fuerzas Armadas presentaron el primer proyecto de ley al Presidente de ese entonces, Dr. Oswaldo Hurtado, que lo desestimó por consideraciones políticas.
  • En 1988, se retoma el proyecto contemplado en el plan estratégico de FF.AA., que tenía como una de sus aspiraciones la creación del ISSFA.

Gracias al impulso dado al proyecto por autoridades militares y su especial interés en materializarlo, se expide la Ley de Seguridad Social de las FF.AA. el 7 de agosto de 1992, publicada en el Registro Oficial No. 995 de la misma fecha.

A diferencia de la seguridad social militar del mundo occidental, que se financia íntegramente con recursos del estado, la nuestra se concibe como en un régimen contributivo y solidario que se lo gestó en el ideal y espíritu del militar ecuatoriano, comprometido con los más caros intereses nacionales, aliviando el esfuerzo del estado.

La seguridad social militar cubre al militar contra los riesgos a que se expone en el su ejercicio profesional y busca el bienestar suyo y de su familia, ajustándose a las determinantes de la organización.